Cómo hacer torrijas

Torrijas: encuentra tu receta

Torrijas de vino

Algunos las hacen con leche, otros con anís, otros con vino, pero el resultado siempre es el mismo, un triunfo absoluto. No hace falta esperar a Semana Santa, cualquier ocasión es buena para poder tomar unas deliciosas torrijas de vino.

A mi me gusta coger un pan especial para torrijas, que me hacen en la panadería. Es más grande y por eso tiene una rebanada más hermosa, y tiene la miga más compacta, sin esos agujeritos tan característicos del pan. Pero a veces no está disponible.

Torrijas de vino

Igualmente puedes hacer tus torrijas con un pan normal o con otro tipo de pan. Quizás te salgan las torrijas más pequeñas, pero no importa.

Torrijas de vino:

(15 porciones)

  • 1 barra de pan para torrijas (preferiblemente de uno o dos días, y un poco seco)
  • 250 ml de vino dulce
  • 2 huevos grandes
  • Aceite de girasol para freír

Para decorar.

  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de canela

El primer paso es cortar el pan en rebanadas un poco grandes, de unos 3-3,5 cm de grosor. Ten cuidado al cortar de que no se rompa el pan.

Coloca las rebanadas de pan en una bandeja o fuente poco profunda y amplia, una al lado de la otra. Vierte el vino dulce encima de las rebanadas para que se empapen.

Deja que se queden así durante media hora.

Mientras tanto, prepara un plato con los dos huevos bien batidos, y pon una sartén grande a calentar a fuego medio-alto con bastante aceite de girasol (lo suficiente para que cubra el fondo por completo).

Saca con una espumadera cada rebanada de pan del vino y deja que escurra hasta que deje de gotear. Introduce la rebanada en el huevo batido hasta cubrirlo por completo y mételo en el aceite caliente.

Para probar si el aceite está lo suficientemente caliente, añade un trocito de pan para que se fría.

Deja que se fría cada rebanada por los dos lados, hasta que empiece a adquirir un tono dorado, (2 o 3 minutos). Dales la vuelta con la espumadera y cocínalas por el otro lado (unos 2 minutos más).

Saca las torrijas de la sartén y colócalas en platos para servir. Espolvorea cada torrija con la canela y el azúcar y sírvelas calientes o templadas.

Este plato de suele consumir durante todo el año en España, pero es especialmente popular durante la Cuaresma. Si quieres seguir esta tradición, puede convertirse en tu desayuno favorito.

No es recomendable que los niños ingieran estas torrijas ya que están empapadas con vino dulce, que aunque tiene muy poco alcohol, es demasiado para ellos.

Si quieres saber cuál es la mejor forma de hacer el tradicional postre de la Semana Santa, estos son los 5 pasos que tienes que seguir.